Noticias de Madrid

Los ingenieros de Caminos, sobre la Gran Vía: "¿Ha oído alguien plantear el soterramiento de la 5ª Avenida de NY?"

BELÉN SARRIÁ

  • “La solución no es gastar el dinero público en infraestructuras urbanas para el tráfico individual”, dicen.
  • El alcalde Martínez-Almeida y la vicealcaldesa Villacís ven “difícil” la viabilidad del proyecto.
  • ENCUESTA: ¿Te parecería bien que se soterrará la Gran Vía?

La Gran Vía, de nuevo abierta al tráfico

Los propios impulsores del estudio del soterramiento de la Gran Vía desconfían de su viabilidad. El alcalde José Luis Martínez-Almeida y la vicealcaldesa Begoña Villacís creen que es “difícil” y “complicado” que el futuro informe sea favorable a las obras.

La representante del equipo de Ciudadanos en el Ayuntamiento recordó este martes que “ya ha habido varios estudios, y la mayor parte decían que no era viable”, por lo que adelantó “es algo complicado de realizar”. No solo es difícil sino “innecesario”, opina José María Núñez Araque, ingeniero de Caminos y profesor de Estrategia y Gestión de Proyectos en varias escuelas de negocios. “Una vía soterrada no tiene el más mínimo interés por debajo de la Gran Vía, no aporta nada al tráfico de la zona”, asegura el también responsable de Agipci Consultores.

“Para eliminar el tráfico en la superficie ya se están haciendo otras medidas”, como son la ampliación de los servicios públicos y el fomento de los vehículos no contaminantes. Por ahí “deben de ir las líneas para reducir el tráfico, la solución no estás en gastar el dinero público en infraestructuras urbanas para el tráfico individual”, opina.

Por su parte el alcalde reconoció ante los medios que estas infraestructuras generarían “una serie de dificultades, no solo de ejecución, sino de las bocas de entrada –una en Príncipe Pío, y otra en Cibeles, que conecta con el eje Prado- Recoletos, ahora candidata a ser Patrimonio Mundial de la Unesco–. ¿Afectaría entonces las obras a una de las zona más emblemáticas de la ciudad? “Por su puesto”, responde Núñez Araque–. “Hacer un nudo de concentración para el acceso es perjudicial para el entorno”, aclara.

Teniendo en cuenta que “una boca de acceso significa concentración de tráfico” este ingeniero (que ha participado en grandes obras como la de la T-4) se pregunta: “¿Para qué quieren hacer un eje del tráfico soterrado con la gran cantidad de infraestructuras –servicios de electricidad, líneas de metro y bus o aparcamientos– que hay actualmente?”.

Aun así el Gobierno municipal sigue adelante con su promesa electoral –que forma parte de su pacto con Vox– y encargará un estudio de viabilidad técnica y económica. Todavía se desconoce la entidad que llevará a cabo el estudio, pero, según confirmó ayer el alcalde el Ayuntamiento, “ya ha encargado abrir el proceso del concurso público” para que se presenten las empresas interesadas.

Ante estas declaraciones, el grupo municipal Vox advirtió que, a pesar de las dificultades que ofrece el ambicioso proyecto de soterramiento de la Gran Vía, confía en las múltiples ventajas de este proyecto, anunciaron a través de un comunicado.

Para Vox –que solicitó el estudio de viabilidad como requisito para apoyar la investidura del actual regidor del Ayuntamiento de Madrid –estas mejoras pasan por “la circulación, la descongestión del tráfico en la zona centro, mejora de las labores de carga-descarga y limpieza, creación de nuevas plazas de aparcamiento”; además de los beneficios en superficie, con un tráfico restringido y menor contaminación, el proyecto supondría un “impulso del comercio, creación de zonas ajardinadas y de paseo para los madrileños y recuperación visual de una de las arterias emblemáticas de Madrid”, detalla el grupo en el comunicado.

Sin embargo, el ingeniero de Caminos Núñez Araque mantiene su postura. “Por lo complejo y costoso me parece improcedente”. Porque según él existen fórmulas adecuadas y sostenibles para combinar la movilidad peatonal y de vehículos públicos en forma amigable. “Pasear y circular colectivamente por la Gran Vía viendo sus edificios, tiendas, cines, etc; y en Navidad con sus luces, forma parte de la vida de Madrid. ¿Ha oído a alguien plantear el soterramiento de la 5ª Avenida de Nueva York?”, plantea.

Las desventajas del túnel

  • Económico. Una obra de esta embergadura conllevaría una gran inversión. Además durante el tiempo de las obras afectaría a la zona comercial y a los empresarios.
  • Tráfico. El proyecto trata de bajar los coches al subterráneo para reducir la congestión en la superficie, pero esta se concentraría en la entrada y salida del túnel.
  • Infraestructuras. Esta zona de la ciudad está conectada por varias líneas de metro, aparcamientos y otras infraestructuras importantes de electricidad y agua.
  • Entorno. Las obras, además de afectar al suelo donde podrían haber restos muy antiguos [como se han hallado en Plaza España], afectarían al eje Prado-Retiro, la zona candidata a ser Patrimonio Mundial de la Unesco.

Source: Madrid Directo Comunidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *