Noticias de Madrid

Cines Embajadores: Madrid abre el próximo viernes un nuevo cine después de años cerrándolos

Ha sido algo habitual en los últimos años. La plataforma Salvemos los cines puso números en 2013: de las 500 salas de cine con las que Madrid contaba en la década de 1970, solo 30 lograron sobrevivir. Después llegaría el cierre del cine Alba, la última sala X de la capital; el Palafox, en 2017; y el de Conde Duque, anunciado hace meses (el Ayuntamiento, eso sí, aseguró que este se iba a quedar en el barrio, aunque en otro local). También ha desaparecido el mítico Real Cinema dejando huérfano uno de los solares situados frente al Teatro Real.

Eso sí, estos días parece abrirse la posibilidad de una nueva normalidad en el mundo de la cultura. Los cines Embajadores, situados en el número 5 la glorieta de Santa María de la Cabeza, abrirán sus puertas al público el próximo viernes 3 de julio en lo que antaño fue una sucursal bancaria.

“Es casi poético”, reflexiona Miguel Ángel Pérez, dueño de la productora Surtsey Films, que recuerda también cómo en los años 80 y 90 lo normal era lo contrario. “Es una pequeña venganza, el mundo de la cultura se ha de imponer”, invoca en una conversación con 20Minutos desde lo que pretende que sea el nuevo punto de encuentro de Arganzuela, con 300.000 potenciales clientes solo en los edificios cercanos al lugar.

El cine tendrá tres salas, una grande y otras dos medianas, que el pasado viernes, a una semana de la inauguración, aún estaban llenas de decenas de personas que, mascarilla mediante, daban los últimos retoques. Sentado en las butacas de una de ellas, Pérez contaba que el coronavirus, que ha dejado atrás vidas y proyectos, también estuvo a punto de terminar con este.

Para él, montar un cine siempre había sido un sueño imposible por los precios desorbitados. Una vez pinchada la burbuja, en 2019 encontró el local y al arquitecto que iba a darle forma, su primo. “Un cine era lo que le faltaba por hacer y me pareció bien”, explica. Con las butacas de un color oscuro y líneas de leds por el techo, las salas recuerdan a la de Cineteca, en Matadero.

“Empezamos las obras a finales del año pasado e íbamos a estrenar el 28 de marzo”, pero el 14 salió Pedro Sánchez en Moncloa a decretar un estado de alarma que se alargó más de lo previsto. “Cuando moría tanta gente el cine quedó en un segundo plano; también me preocupaba porque decían que el mundo no iba a ser igual y que las plataformas como Netflix o HBO se iban a imponer del todo”, reflexiona.

Sin embargo, admite que tendrá un “final feliz”. En un primer momento abrirán con una capacidad del 60%, lo que estiman acorde para hacer buena caja en los meses veraniegos, en los que los cines suelen tener menos audiencias. Las películas serán en versión original y no necesariamente independientes, aunque sí se apostará por combinar el cine comercial con el menos distribuido. También habrá películas infantiles para que todos los vecinos, que han llegado a no creerse la apertura por “imposible”, se sientan bienvenidos. Pérez también confiesa que es probable que repongan la película Cinema Paradiso como metáfora. En ella, el actor Philippe Noiret decía que “la vida no es como la has visto en el cine, la vida es más difícil”. Los madrileños ahora podrán comprobarlo en Arganzuela.

Source: Madrid Directo Comunidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *