Noticias de Madrid

El PP cumple 25 años de gobierno en su bastión madrileño

El 28 de junio de 1995 el PP accedió por primera vez a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Un cuarto de siglo después sigue en el mismo sitio, aunque muchas cosas han cambiado. Fue Alberto Ruiz-Gallardón quien privó al socialista Joaquín Leguina de encadenar cuatro mandatos.

El que más tarde sería alcalde de Madrid y ministro de Justicia gobernó la Comunidad ocho años y puso los mimbres de una región que crecería a base de liberalismo, rebajas fiscales y construcción de grandes infraestructuras, como ampliaciones de metro y nuevos hospitales.

El relevo, y también una forma propia de hacer política, se lo dio Esperanza Aguirre en 2003, aunque no sin polémica. Aquel año PSOEe IU ya habían cerrado un acuerdo para gobernar Madrid, pero sobrevino el tamayazo, la fuga de dos diputados socialistas de la Asamblea regional que propició la repetición de elecciones y, con ellas, la que sería la primera mayoría absoluta de Aguirre.

Después vendrían dos más, en 2007 y 2011, hasta que la presidenta dejó su cargó de motu proprio «por motivos personales» en septiembre de 2012. Sin dar muchas explicaciones, aunque acechada por algunas sombras de casos de corrupción y otras polémicas, se fue la presidenta que acometió infraestructuras que hoy cuentan con gran aceptación, como Metro Ligero o nuevos hospitales en municipios del cinturón de la capital, y que también fue blanco de cuantiosas críticas por sus intentos de privatizar algunos servicios públicos, sobre todo sanitarios.

Aguirre inauguró una senda que aún hoy permanece abierta: la de convertir al bastión popular de Madrid en la oposición más efectiva al Gobierno central cuando el PP no estaba en Moncloa. Y apeándose del Ejecutivo también dio paso a una etapa de mandatos breves.

En septiembre de 2012 tomó el testigo de la presidencia Ignacio González. Fue un periodo inestable de apenas tres años que más tarde acabaría con él en la cárcel por su relación con el caso Lezo. En 2015, la candidata por el PP fue Cristina Cifuentes. Consiguió ganar los comicios pero se dejó medio millón de votos y necesitó de la ayuda de Cs para ser investida. Dimitió en 2018 por presuntas irregulares en el expediente académico de un master universitario y después de que se filtrase un vídeo posterior a un intento de hurto de unas cremas en una tienda.

El elegido para sustituirla fue Ángel Garrido, que no llegó a completar un año al frente del Gobierno: la dirección nacional del PP no le designó cabeza de lista para las elecciones de mayo de 2019, se le incluyó en la lista de las elecciones europeas y poco después decidió abandonar el PP y pasarse a Cs. Fue Pedro Rollán quien se hizo con los mandos de la Comunidad hasta que fue investida Isabel Díaz Ayuso, en 2019.

La actual presidenta no ganó los comicios pero un pacto con Cs y Vox permitió al PP amarrar la presidencia con el primer gobierno de coalición en la historia de la autonomía y en detrimento del PSOE, el partido más votado en los comicios. Aún no se ha cumplido el primer año de gobierno, pero PP y Cs ya han tenido algunas sonadas diferencias. Antes de que la pandemia pusiera la vida patas arriba no habían conseguido sacar adelante ninguna ley y se aplazaron los presupuestos alegando que el Gobierno central no les remitía los datos para confeccionarlos.

El año pasado, Madrid se convirtió en primera potencia económica de España y lideró la inversión extranjera. Ahora trata de salir de la crisis provocada por el coronavirus y continuar la senda del crecimiento con proyectos como Madrid Nuevo Norte o más ampliaciones de metro.

«El éxito de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid se debe, precisamente, a que los madrileños estaban hartos de sus políticos tras 25 años y reclamaban una forma diferente de hacer política, más limpia, más transparente y más innovadora», valora César Zafra, portavoz de Cs en la Asamblea de Madrid.

«Es innegable que Madrid ha avanzado, pero también es innegable que ha padecido la corrupción política. Cs llegó a las instituciones madrileñas para acabar con esa corrupción y situar a nuestra región entre las mejores de Europa en términos de bienestar, como han demostrado medidas como las bajadas de impuestos a las familias, la gratuidad de las escuelas infantiles públicas, destinar a Sanidad el mayor presupuesto de la historia, la despolitización de Telemadrid o la aprobación de la primera ley de Transparencia de la historia de la región», añade.

Modesto Nolla es un diputado histórico del PSOE en la Asamblea de Madrid que ha vivido al completo los 25 años del PP en el Gobierno de la Comunidad. «Nada es totalmente positivo o totalmente negativo. Madrid ha evolucionado en estos años, pero predominan los elementos negativos en una valoración de estos 25 años«, opina. «Por ejemplo, a pesar de que es una comunidad muy rica, a lo que ha contribuido su capitalidad, es la más desigual de España», sostiene, apuntando que a esta realidad ha contribuido «el abandono de los servicios públicos», por las privatizaciones, entre otras cosas. Nolla también asegura que desde 2004 «Madrid se ha convertido en el paradigma de la corrupción en España».

«Todo ello pinta un panorama que no se merecen los madrileños y que es básicamente negativo», se reafirma el diputado socialista.

«Los últimos 25 años de gobiernos del PP forman parte de la historia negra de Madrid. Han sido un pozo de corruptelas, privatizaciones que hoy más que nunca sabemos que matan y saqueo generalizado de lo público. El PP cumple este aniversario con el grupo parlamentario más pequeño que se le recuerda, con una dependencia sin precedentes hacia la extrema derecha y con una parálisis política de primer orden que le impide aprobar una sola ley», opina Pablo Gómez Perpinyá, portavoz de Más Madrid.

«Madrid va muy por delante de un gobierno que se ha quedado con un sistema operativo obsoleto. Madrid piensa en 5G y el PP sigue anclado en el 2G: Mientras Madrid demanda una modernización verde de su economía, blindaje de sus servicios públicos o mayores medidas de conciliación, Ayuso sigue pensando en pelotazos urbanísticos, privatizaciones y paraísos fiscales. Madrid y los madrileños se merecen más», agrega el portavoz de la formación progresista.

En la misma línea crítica de PSOE y Más Madrid se posiciona Unidas Podemos-Izquierda Unida-Madrid en Pie. Su portavoz, Isa Serra, sostiene que el PP ha convertido la Comunidad de Madrid «como un laboratorio neoliberal de sus políticas para, posteriormente, exportarlas o tratar de exportarlas al resto del país, porque ni mucho menos han conseguido trasladar todas esas políticas: la Comunidad de Madrid sigue siendo el epicentro de las mismas».

«Esas políticas han consistido, fundamentalmente, en privatizar los servicios públicos: la sanidad, con todo el daño que ha hecho; la apuesta por la escuela concertada y la degradación de la pública; y los servicios sociales, que han sido privatizados y utilizados para extender el proyecto ideológico conservador del PP», enumera Serra, y en una política fiscal que ha convertido Madrid en un paraíso para millonarios en contra de una fiscalidad justa para el resto de la ciudadanía y de tener ingresos suficientes para dotar a los servicios públicos».

Source: Madrid Directo Comunidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *